Cómo iniciar con éxito un servicio de entrega

La demanda de servicios de entrega está en auge. No es de extrañar que más personas quieran participar en la acción. Siga leyendo para obtener consejos sobre cómo comenzar correctamente.

Cómo iniciar con éxito un servicio de entrega

Existe una gran demanda de servicios de entrega. Las aplicaciones de taxi como Uber y Lyft, los servicios de entrega de alimentos como Just Eat y Deliveroo, y los servicios de mensajería como UPS y Amazon han encontrado que su carga de trabajo aumenta continuamente en los últimos años a medida que más y más clientes optan por sistemas convenientes, instantáneos y sin efectivo. No solo existe una demanda de estos servicios, sino que también existe la expectativa de que sean perfectos. Las entregas de paquetes deben entregarse al día siguiente y no debe haber ninguna dificultad para cumplir con el tiempo de entrega asignado. Es difícil, pero mientras la demanda está ahí para ser satisfecha, las empresas están inundando el mercado. Aquí hay algunos consejos sobre cómo iniciar un servicio de entrega exitoso.

Vehículo y equipo

Cada negocio de entrega tiene diferentes demandas para sus vehículos y equipos. Algunas empresas ofrecen preparación de comidas personalizada, que requiere una camioneta grande para que quepa en las cajas de ingredientes necesarios para una ronda. Se necesitaría una camioneta de tamaño similar para ciertos servicios de mensajería, pero hay quienes pueden usar un automóvil familiar o sedán, por ejemplo, un Volkswagen Passat con su excelente espacio de almacenamiento. Los servicios de comida rápida o de comida para llevar pueden arreglárselas con un scooter o una bicicleta.

Los teléfonos inteligentes tienen capacidades de navegación por satélite, por lo que la inversión en los de los conductores probablemente sea innecesaria, aunque, por supuesto, podría ser más fácil que financiar los costos del paquete de datos de su operador. Otros pueden requerir una plataforma rodante o una carretilla de mano. Los repartidores deben poder gestionar de forma segura y fiable sus entregas y cargas con la ayuda del equipo adecuado.

Todos los vehículos deben estar asegurados. Esto es obligatorio. Si las empresas comparan precios, pueden encontrar grandes ofertas. Por ejemplo, el seguro de vehículos comerciales de NextInsurance.com se puede personalizar, lo que significa que el precio tendrá en cuenta ciertas variables, como la ubicación, la cantidad de empleados y el tipo de servicio de entrega, y hará que las empresas no tengan que pagar por la cobertura. que es innecesario.

Márketing

Asegurarse de tener una fuerte presencia en línea es esencial. Es probable que algunas empresas de entregas tengan una tienda física u oficina para centralizar al personal que ayude a coordinar las entregas, pero, como con cualquier empresa, el marketing a través de las redes sociales es la forma en que la gente verá y reconocerá su empresa, especialmente porque la mayoría de la empresa se originará vía Internet.

Las redes sociales son una gran herramienta de marketing, no solo porque configurarlas es gratis. Las diversas plataformas con su variedad de datos demográficos permiten diferentes enfoques para producir y publicar contenido. Aprovechar el potencial de cada plataforma es esencial para construir una presencia en línea. El horario de publicación regular con contenido atractivo es el camino a seguir.

Empleado

Lo que separa a las empresas de reparto actualmente en el mercado es el crowdsourcing de empleados (vea a Uber, Amazon y Deliveroo como ejemplos principales de esto) y la contratación permanente de empleados realizada por empresas más tradicionales. Ambos tienen méritos. Just Eat confió en los trabajadores de conciertos, pero ha decidido alejarse de este modelo y optar por empleados permanentes. Sin embargo, para las empresas emergentes, los empleados permanentes son un lugar más estable para comenzar. Necesita personas en las que pueda confiar. Por lo tanto, la selección de empleados potenciales (conductores y personal administrativo) debe ser un proceso riguroso, de modo que sepa lo más posible sobre quién representará a su empresa.